sábado, 25 de abril de 2015

Baja el IRPH

El IRPH cae hasta el 2,324 % y abarata 789 euros las hipotecas

Buenas noticias para los que firmaron una hipoteca referenciada a IRPH en abril de 2014: pagarán mucho menos al mes por su hipoteca. En concreto, una hipoteca media de 150.000 euros a 25 años con un interés de Euríbor + 0 %, pagará 65,73 € menos al mes y 788,76 € menos al año.

El motivo es que el IRPH de entidades, el segundo índice hipotecario más usado en España después del Euríbor a 12 meses, continúa con su caída de valor y ha cerrado marzo al 2,324 %, su mínimo histórico, según ha confirmado esta semana el Banco de España.

Así, el índice no solo ha bajado con respecto al mes anterior en 133 milésimas (cerró febrero al 2,457 %), sino también con respecto a abril de 2014, cuando cotizaba al 3,18 %.

¿Seguirá bajando el IRPH?

Desde el comparador HelpMyCash apuntan que todo hace pensar que esta cotización mínima del índice se mantendrá varios meses más. El motivo es que el IRPH es la media mensual del interés aplicado a las hipotecas de nueva constitución (por ejemplo, el IRPH de marzo de 2015 indica que las hipotecas firmadas hace un mes tuvieron un interés medio del 2,324 %). Partiendo de este dato, como las nuevas hipotecas se comercializan a un interés cada vez más bajo, en parte porque los bancos han entrado en guerra de diferenciales (actualmente es posible encontrar hipotecas a Euríbor + 1 %) y en parte porque el Euríbor también cotiza a mínimos históricos (0,212 % al cierre de marzo), el IRPH resulta también cada vez más bajo. Y dado que la política de tipos bajos del BCE no parece que vaya a cambiar en el corto plazo y la tendencia hipotecaria sigue siendo la de exhibir el diferencial más bajo (cada semana encontramos nuevas caídas), es muy probable que los hipotecados a IRPH que firmaron el contrato en los meses de mayo y junio vean también cómo se reducen sus cuotas. 

sábado, 18 de abril de 2015

Y si te paga tu hipoteca el banco

¿Y si el banco empezase a pagarte por tu hipoteca?

Imagínese que, como cada mes, el banco le remite la letra de su hipoteca, pero, en lugar de tener que pagar, es el banco quien le paga intereses a usted. Eso es, precisamente, lo que le acaba de ocurrir a un cliente de Bankinter que en 2006 firmó una hipoteca en francos suizos referenciada al Líbor a 1 mes, que actualmente está a -0,8 %, más un diferencial de 0,5 puntos porcentuales, lo que ha dado como resultado un interés negativo de -0,30 %. Resultado: Bankinter se ha visto obligado a pagar el cliente al que le prestó el dinero. 

¿Cuáles son los casos en los que nos podría llegar a ocurrir?

Se podría llegar a tener intereses negativos si se diesen algunas de las circunstancias siguientes, teniendo en cuenta que la mayoría de las hipotecas españolas están referenciadas al Euríbor: 
Primero, si el Euríbor a 12 meses alcanzase tipos negativos. Por ejemplo, en el caso de una hipoteca referenciada al Euríbor más un diferencial del 0,25 %, sí el índice llegase a situarse en un hipotético -0,5, la diferencia entre índice y diferencial sería de -0,25 %, por lo que, en teoría, el banco tendría que pagarle intereses al cliente.
Segundo, si la hipoteca estuviese vinculada a otro tipo de Euríbor, por ejemplo, al Euríbor a 1 mes que actualmente ya está a -0,025.
Tercero, si se firmó una hipoteca en divisas que actualmente tenga un valor inferior al euro, como está ocurriendo con el franco suizo, que esta semana ha llegado a costar 0,97 euros. Cuanto mayor sea la devaluación de la divisa con respecto al euro, más posibilidades hay de que el banco tenga que pagar al cliente.
En cualquier caso, lo mejor es conseguir un diferencial lo más bajo posible que, además de garantizar una cuota menor, ofrecerá más posibilidades de que esto llegue a ocurrir. En estos momentos las hipotecas más baratas están referenciadas al Euríbor a 12 meses más un diferencial de entre 1 punto y 1,5 puntos. 
Kutxabank, por ejemplo, comercializa una hipoteca a Euríbor más 1 % con una comisión de apertura y de estudio del 0,25 % con un mínimo de 400 euros, una comisión de novación del 0,5 % y de amortización también del 0,5 %. Requiere asumir cinco productos vinculados.
Entre las hipotecas más baratas del momento se encuentra la Ecohipoteca de Triodos Bank a Euríbor más 1,35 %. No tiene comisión de apertura ni de estudio y la comisión de novación y de amortización es del 0,5 % en ambos casos. Tiene cuatro productos vinculados (nómina, seguro de hogar, seguro de vida y tarjetas).
Con un interés unas décimas superior, destacan la Hipoteca de Banco Santander y la Hipoteca de ING Direct, ambas a Euríbor más 1,49 %, así como la Hipoteca Inteligente EVO y la Hipoteca Sin Más de Bankinter a Euríbor más 1,50 puntos. Ninguna de las cuatro tiene comisiones de apertura, de estudio, de novación o de amortización. 

domingo, 12 de abril de 2015

Subrogación hipotecaria aspectos a tener en cuenta

5 puntos clave a tener en cuenta antes de iniciar una subrogación

Son muchos los clientes que no están conformes con las condiciones de su hipoteca, ya sea por las comisiones que el banco les cobra en la cuenta asociada al préstamo hipotecario, por tener un índice como el IRPH, que en estos momentos resulta más caro que el Euríbor, o bien porque consideran que en sus contratos hay cláusulas abusivas como pueda ser el impopular suelo hipotecario. Sea por lo que sea, todos tienen una alternativa: cambiar su hipoteca de banco. 

Eso sí, subrogarse no es gratis ni sencillo y cambiar una hipoteca de banco puede acabar resultando caro, así que antes de iniciar un proceso de subrogación es importante analizar todo lo que conlleva el cambio, según señala HelpMyCash.com. A continuación, los puntos más importantes a tener en cuenta:

No hace falta pedirle permiso al banco para cambiar la hipoteca a otra entidad

Podemos cambiar la hipoteca a otro banco en cualquier momento, para ello no hace falta ni el consentimiento de la entidad ni que el contrato especifique la posibilidad de amortización anticipada para poder aceptar una oferta mejor en otro banco. Sin embargo, hay que tener presente que, por norma general, los bancos solo aceptan a clientes que como mínimo hayan pagado tres años de su hipoteca en la anterior entidad. 

El banco puede retener al cliente si iguala o mejora la oferta

Esto se conoce como “enervar la oferta”. Para hacerlo hay un plazo de quince días y el banco tiene que comparecer delante de un notario señalando su intención de igualar o mejorar la propuesta de la nueva entidad.

Subrogarse puede suponer un gasto extra de cientos de euros

Llevarse la hipoteca de un banco a otro no es tan sencillo como despedirse de una entidad y firmar un contrato en la nueva, sino que habrá que hacer frente a gastos de cancelación y de apertura, a la tasación del inmueble, pagar impuestos, volver al notario y al registrador… Hay que prepararse para abonar un importe no inferior al 1 % de la hipoteca pendiente por pagar, o sea, unos 1.000 euros por cada 100 mil. Es importante calcular la cuota de la nueva hipoteca y averiguar en cuántos meses se habrá amortizado la operación.

Los gastos están limitados

La Ley 2/1994, de 30 de marzo, impone unos límites en los honorarios notariales y registrales. Si firmamos la hipoteca a partir del 9 de diciembre de 2007, la ley obliga al anterior banco a no cobrarnos más del 0,5 % por este concepto. Y si llevamos más de 5 años pagando la hipoteca en el mismo banco, no nos pueden cobrar más de un 0,25 % cuando nos llevemos la hipoteca a la nueva entidad.

En 2015 se pueden encontrar buenas opciones para subrogarse

Hasta hace unos cuantos meses, era bastante difícil encontrar hipotecas que aceptasen la subrogación, pero ahora cada vez son más las entidades que las publicitan, desde La Caixa hasta ING Direct, pasando por Bankinter, Deutsche Bank o Bancorreos. Incluso es posible encontrar ofertas interesantes yendo a preguntar a cualquier oficina bancaria. 

jueves, 2 de abril de 2015

Seguirá bajando el Euríbor en 2015

La caída del Euríbor hasta el 0,212 % abarata las hipotecas en 336 euros

El Euríbor a 12 meses, índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, sigue su imparable caída dirección al 0 % y ha cerrado el mes de marzo de 2015 con un nuevo valor mínimo histórico de 0,212 %. Esta cotización media mensual se sitúa 5 milésimas por debajo de su valor medio de febrero y 0,24 puntos por debajo del Euríbor de marzo de 2014.

¿Cómo afectará a las hipotecas en abril de 2015?

Las cuotas volverán a bajar para las hipotecas con revisión en abril que se calculen con el Euríbor medio de marzo. Por ejemplo, una hipoteca de 150.000 € a 25 años al Euríbor +1 % con revisión anual, pasará de pagar 606 euros al mes a pagar 578 euros, es decir, ahorrará 28 euros al mes o 336 al año. Y si la revisión es semestral, la cuota pasará de 590 euros a pagar 578 euros. Ahorro: 12 euros al mes (144 € al año)

¿Seguirá bajando el Euríbor?

Desde el comparador HelpMyCash advierten de que aunque nadie puede saberlo con certeza, todo apunta que hasta que el Banco Central Europeo no suba los tipos, que actualmente se encuentran en el 0,05 %, el Euríbor no registrará ninguna subida significativa. En resumen, no parece que los hipotecados vayan a tener ningún susto al recibir sus facturas, al menos en los próximos meses. 

sábado, 28 de marzo de 2015

Hipotecas más báratas con el diferencial más caro

Hipotecas a Euríbor + 1,50 % que son más baratas que otras al 1 %
A veces el diferencial engaña

A la hora de buscar una hipoteca, el diferencial suele ser lo que más llama la atención. Solemos pensar que un préstamo hipotecario a Euríbor + 1 % es más barato que uno con un diferencial de, por ejemplo, un 1,5 %. A priori, sería lógico pensar que sí, pero el precio de una hipoteca no responde únicamente al interés que tiene, sino que hay que tener en cuenta toda una serie de productos vinculados que pueden encarecer, y mucho, el coste final.

Hipotecas a Euríbor + 1 % más caras de lo que parecen

Este mes encontramos en el mercado hasta tres hipotecas con un diferencial del 1 % referenciadas al Euríbor. Se trata de las hipotecas comercializadas por CajaSur, Kutxabank y Bankoa. No cabe duda de que el diferencial es muy atractivo, pero conseguir una hipoteca al 1 % no es sinónimo de conseguir la hipoteca más barata. El motivo son las comisiones y los productos vinculados que se esconden tras ese tanto por ciento tan suculento.

En el caso de Kutxabank, por ejemplo, a la hora de firmar la hipoteca habrá que desembolsar nada más y nada menos que 400 euros en concepto de comisión de apertura, además de tener que aceptar cinco condiciones extra: domiciliar una nómina de al menos 3.000 euros entre todos los titulares; contratar un seguro de vida y otro de hogar; suscribir un plan de pensiones con una aportación mínima de 2.000 euros anuales y dar de alta una tarjeta de débito con un gasto mínimo de 3.600 euros al año. Así, lo que parecía “una ganga” ya no lo es tanto. En este ejemplo, sólo el primer año, a las 12 cuotas mensuales, habrá que sumarles la comisión de apertura, el coste de los seguros y la aportación del plan, lo que puede suponer un gasto extra de casi 3.000 euros. Todo ello sin contar con el gasto de la tarjeta.
Hipotecas con un diferencial más alto pero más “libres”

Entre la oferta general, se pueden encontrar hipotecas a Euríbor + 1,50 % que, aún teniendo un diferencial más elevado, carecen de la comisión de apertura y de, por ejemplo, la obligación de que el titular contrate un plan de pensiones, por lo que al final pueden resultar más baratas. 

Santander es uno de los bancos que ofrecen este tipo de hipotecas. La Hipoteca Santander a Euríbor + 1,49 % no tiene comisiones de apertura, ni de novación ni de amortización parcial. Su contratación está sujeta a asumir la siguiente vinculación: domiciliar la nómina, contratar un seguro de hogar (el primer año es gratis), contratar un seguro de vida y realizar al menos 3 movimientos al trimestre con la tarjeta de débito.

Otra entidad con una hipoteca parecida es ING Direct. La entidad naranja comercializa un préstamo hipotecario a Euríbor + 1,49 % también sin comisiones y únicamente con sólo tres productos vinculados: la nómina, un seguro de hogar y otro de vida. Las mismas condiciones tiene la Hipoteca Sin Más de Bankinter, aunque su diferencial es discretamente superior, un 1,50 %.

martes, 24 de marzo de 2015

Seguirán bajando las hipotecas

El IRPH sube por primera vez desde 2013 pero las hipotecas siguen bajando

El IRPH, el segundo índice hipotecario más usado en España después del Euríbor a 12 meses, cerró el mes de febrero con un valor del 2,457 %, esto es, 21 milésimas por encima de su valor de enero de 2015. Se trata de su primera subida desde noviembre de 2013, según apuntan desde el comparador HelpMyCash.com.

¿Significa que las hipotecas a IRPH pagarán más de cuota? No. El motivo es que el IRPH de febrero de 2015 sigue siendo más bajo que el de febrero de 2014, en concreto 0,743 puntos, lo que hará que las hipotecas con revisión anual en marzo (aplicando el de febrero de 2015) vean cómo se abarata su cuota.

Por ejemplo, una hipoteca media de 150.000 € a 25 años a IRPH + 0 %, verá cómo su cuota pasa de 727,02 € a 669,68 €, es decir, pagará 57,34 € menos al mes y 688,08 € menos al año.

¿Seguirá subiendo el IRPH?

Desde el comparador HelpMyCash.com apuntan que a corto plazo una subida significativa del índice no parece probable. 
La explicación es que el IRPH, cuyo nombre oficial es “Tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para adquisición de vivienda libre, concedidos por las entidades de crédito en España”, indica la media mensual del interés aplicado a las hipotecas de nueva constitución. Así, si el IRPH de enero de 2015 fue de 2,436 % significa que las hipotecas contratadas ese mes se firmaron a un interés medio del 2,436 %. Y dado que las hipotecas se comercializan cada vez a un tipo de interés más bajo (este mes encontramos ofertas desde Euríbor + 1 % y el Euríbor cotiza a un mínimo histórico del 0,255 %), nada apunta a que asistamos a una importante subida del índice en los próximos meses

sábado, 21 de marzo de 2015

Los préstamos rápidos más baratos

Los préstamos rápidos se abaratan y ya cuestan menos de 1 euro al día

Cuando hace unos años irrumpieron en el mercado las empresas dedicadas a los créditos rápidos, era difícil imaginar el éxito que iban a llegar a tener. Los préstamos rápidos se han convertido en una alternativa más para el consumidor de a pie en esos momentos en los que necesita liquidez de forma urgente. De hecho, la principal ventaja de este tipo de productos es que permiten conseguir dinero, normalmente hasta 800 euros, en muy poco tiempo, incluso, en horas o minutos. 

La proliferación de los prestamistas privados ha provocado un mercado cada vez más saturado y, a su vez, más competitivo. Lo que se ha traducido en un sinfín de ofertas y de campañas para captar clientes. Desde ofrecer préstamos totalmente gratis hasta campañas consistentes en regalar 25 euros por recomendar la empresa a conocidos y amigos. No obstante, uno de los principales puntos que se han visto beneficiados por el aumento de la competitividad en el sector ha sido el precio. Cada vez son más las entidades que permiten conseguir microcréditos por un euro al día o menos, siempre tomando como referencia un préstamo de 100 euros a 30 días, que suele ser la medida que se utiliza para comparar el coste de los minicréditos.

Así, empresas como ¡QuéBueno! o Kyzoo ya permiten conseguir liquidez a precios de entre 20 y 29 euros al mes. En el caso de ¡QuéBueno!, un préstamo de 100 euros a 30 días cuesta 29,70 euros, es decir, menos de un euro al día. Sin embargo, ahora la compañía ofrece un 10 % de descuento sobre el coste final utilizando el código HMC1589 al hacer la solicitud, por lo que el precio final sería de 26,73 euros. En el caso de Kyzoo, el precio es aún menor: 20 euros por cada 100 euros prestados a 30 días o, lo que es lo mismo, unos 0,66 céntimos al día.

Otras empresas, como OK Money o PepeDinero ofrecen sus préstamos justo por un euro al día: 30 € por cada 100 euros prestados a un mes. Unos precios que convierten a este tipo de productos en más accesibles. Eso sí, no hay que olvidar que se trata de instrumentos de financiación pensados para casos puntuales, a muy corto plazo y por importes reducidos. Su tipo de interés es mucho mayor que el que pueda tener un préstamo personal ofrecido por un banco, pero sus características son distintas y sus objetivos, también.